lunes, 3 de septiembre de 2012

Las TI en la universidad


Ha llegado a mis manos el informe Universitic 2011, que hace un análisis de la situación de las TIC en el  Sistema universitario español (SUE). Me ha parecido muy interesante y he realizado un pequeño resumen.

La Comisión sectorial de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE-TIC) viene elaborando desde mayo de 2005 un estudio que tiene como objetivo el análisis y planificación estratégica de las universidades españolas: el denominado UNIVERSITIC.

La CRUE-TIC, ha realizado un proyecto piloto del Gobierno de las TI en el SUE, que ha tenido como objetivo validar empíricamente el modelo de Gobierno de las TI para Universidades (GTI4U), para que a finales de 2011 el resto de universidades españolas dispusieran de una herramienta de referencia a la hora de implantar sus sistemas de gobierno de las TI.

El Proyecto Piloto, ha concluido de manera satisfactoria, permitiendo que las universidades participantes comprendan la importancia del gobierno de las TI e identificando quiénes son los responsables de implementar un sistema de gobierno TI eficiente, que aumente el valor de los procesos universitarios.

Como sabemos, la universidad tiene una elevada presencia de procesos de gestión. La automatización de dichos procesos es una de las vías para incrementar la eficiencia. Actualmente, según el informe, ocho de cada diez procesos de gestión universitarios, se encuentran automatizados.

Las universidades han conseguido informatizar el 78% de los procesos de gestión universitaria, haciendo especial hincapié en los servicios web, donde las universidades ya ofrecen ocho de cada diez servicios personalizados posibles. Con todo ello, ante las leyes y normas, solo una de cada cuatro universidades presenta una actitud proactiva de cara a su cumplimiento. La mitad de las universidades no han establecido un control interno de su normativa y solo una de cada diez lleva a cabo auditorías externas generalizadas.

Es importante también destacar que los Campus españoles tienen instalada una red inalámbrica en la mayoría de sus aulas y el 62% de los universitarios ya son usuarios de la misma. El 90% del PDI y de los estudiantes ya utilizan la plataforma de docencia virtual institucional y el número de titulaciones no presenciales alcanza la cifra del 12% de las ofertadas por las universidades españolas.

Parece ser también que, a pesar de la crisis, se mantiene el presupuesto dedicado a las TI (a finales de 2011) y el 90% de las universidades disponen de un presupuesto propio y diferenciado para las TI (el 10% del cual se obtuvo gracias a financiación externa), pero solo el 19% de ellas llevan a cabo una contabilidad analítica para establecer el coste de cada servicio basado en TI. Más del 80% de ellas no tienen definido un procedimiento formal para priorizar los proyectos TI. Cuando parece razonable que la mayoría de proyectos sean priorizados por el equipo de gobierno, solo se hace en un 41% de los casos. Los proyectos TI se suelen hacer dentro del presupuesto pero solo el 57% se hace en el plazo previsto.

Solo el 20% de las universidades tiene definida una política que incluye la colaboración y comparación con otras universidades. Seis de cada diez, comparte recursos TI con otras universidades.

Para asegurar el éxito de los proyectos TI es recomendable gestionar adecuadamente todo su ciclo de vida, sin embargo, la mitad de las universidades no utilizan ninguna metodología formal para hacerlo. El 38% de las universidades suele innovar incorporando nuevas tecnologías, aunque éstas no estén extendidas. Solo una de cada 10 universidades ha establecido acuerdos de nivel de servicio con usuarios y proveedores de manera generalizada y evalúan regularmente su cumplimiento. Al menos tres de cada cuatro universidades realizan auditorías periódicas que verifican la efectividad y eficiencia de los servicios. El 43% de las universidades, carecen de experiencia en planes oficiales de calidad y solo miden la satisfacción de los usuarios de la mitad de los servicios de TI.

Relativo a la seguridad, cabe destacar que el 50% de las universidades ya aplican el esquema Nacional de Seguridad.

        Respecto a la investigación universitaria, el análisis se centra en 
  • Uso de herramientas colaborativas. Ocho de cada diez PDI hace una utilización efectiva de herramientas institucionales de trabajo colaborativo.
  • Divulgación de la actividad investigadora mediante herramientas TI. El porcentaje de PDI con su CV recogido en base de datos corporativa alcanza el 70%. Dos de cada tres grupos de investigación disponen de una página web.
  • Soporte centralizado. Un 89% de las universidades ofrecen servicio centralizado de ficheros de almacenamiento en red, 82% ofrecen almacenamiento físico en su CPD a servidores dedicados a investigación, 80% llevan a cabo de manera centralizada la gestión de compras de licencias de software para investigadores y mantienen un servidor de licencias a disposición del PDI. También es importante poner a disposición del PDI servicio de videoconferencia profesional .
Cabe destacar en este apartado que es realmente bajo el grado de colaboración de los grupos de investigación universitarios en los proyectos TI institucionales (6%).

Respecto a la Gestión universitaria, el análisis se centra en:
  • Administración electrónica. Se considera que su implantación está al 50%. Sobre todo se ha avanzado en el sistema de comunicación (91%), el resto, ya inferiores al 60% son la pasarela de pago web, envío de SMS, gestión de documentos electrónicos. Y los menos implantados son: herramientas de correlación  que permitan recoger evidencias del acto administrativo y preservarlas correctamente, la presencia de una solución para realizar notificaciones  telemáticas, hardware criptográfico para custodia de firmas (HSM), digitalización segura de documentos. Solo uno de cada tres procedimientos administrativos se encuentra disponible en la sede electrónica.
  •  Gestión del conocimiento. Parece que las universidades siguen dándole una gran importancia al Datawarehouse. Sin embargo, esta presencia no parece traducirse en un uso efectivo del mismo.
  • Interoperabilidad. Existe un bajo uso de los servicios de interoperabilidad que ofrecen las universidades, se debería aumentar  sobre todo ante el reto de que esta interacción se potencie a nivel internacional.
  • Software de fuente abierta. Aunque se empieza a hacer uso de este tipo de software, no hay una fuerte apuesta de la universidad para potenciar su uso.
  • Accesibilidad. Dos de cada tres portales web de las universidades alcanzan un nivel de accesibilidad aceptable (AA o AAA).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada