sábado, 22 de junio de 2013

MOOCs, ¡no todo vale!

Mucho se habla de los Massive On-line Open Courses y es que se está convirtiendo en toda una revolución en educación, pero no todo sirve para dar cursos on-line!.

Recordemos primero que existen unas plataformas para que las universidades e instituciones de prestigio publiquen sus MOOC.  Básicamente: Coursera, MiríadaX (plataforma española), Udacity y Edx. Por ejemplo, Edx es una organización sin ánimo de lucro fundada por Anant Agarwall que ofrece cursos de las prestigiosas Hardvard y MIT, tiene su sede en el campus del MIT donde unas 75 personas se dedican a la mejora de los cursos digitales, actualmente tiene ya 1 M de estudiantes de 192 países, de los cuales 30.000 son españoles. Algunos de estos estudiantes argumentan que haber realizado un curso del MIT, por ejemplo, les ha facilitado el acceso a un trabajo mejor.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta el perfil de las personas que se matriculan en este tipo de cursos (datos para la plataforma Edx):

5% alumnos son menores de 18 años, serán alumnos con curiosidad por aprender o para orientarse en qué les gustaría estudiar. Pueden servir para que los jóvenes encuentren su vocación.
40% menores de 25 años, para completar su formación. Aumento del grado de conocimiento de la población.
55% restante sería para retomar su formación.

Un curso MOOC debe tener en cuenta toda una serie de variables para que tenga éxito, debe tener profesores y profesionales especializándose en este tipo de cursos para poder ofrecer una verdadera experiencia en educación. Parece muy frustrante, como me ha pasado a mí, inscribirse en un curso MOOC y “perderse” literalmente en un foro lleno de preguntas sin respuestas y de apuntes a los que nunca te permite acceder el sistema, o bien, poder matricularte de un curso que ya ha terminado. Un MOOC, debe permitir acceder a todo tipo de personas a una formación que, de otra forma no puede acceder y cuando hablo de formación, me refiero a todo lo que conlleva la formación, es decir, no hay que ofrecer un MOOC solamente porque esté de moda, porque de esta forma, no estamos consiguiendo el objetivo para el cual fueron creados.

Tampoco hay que ser catastrofistas, pienso que estamos en el inicio de la evolución de los MOOC y que solo hemos visto la punta del iceberg de su potencial, aunque ahora podemos encontrar una mezcla de todo, éstos se irán especializando y podrán tener varios objetivos, por ejemplo:

- Cursos que ofrezcan una parte de una asignatura presencial de una universidad y, que si posteriormente el alumno se matricula en la universidad, pueda convalidar algún crédito
- Cursos de formación para empleados de empresas
- Derechos de cursos que son impartidos por una universidad, pero que el copyright es de una universidad de prestigio
-          ….

En fin, se me ocurren un sinfín de posibilidades, aunque creo que los MOOC han llegado para quedarse y evolucionar, y no hay que verlos como una amenaza porque se trata de una formación complementaria que, por el momento, no puede sustituir la formación presencial que se imparte en los Campus (aunque sean campus on-line).





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada